top of page

El Onboarding cómo recurso clave para mantener la chispa y el romanticismo

Has recorrido un largo camino. Con sus puertos de montaña y tus dudas.

Ahora abrazas la certeza. Has encontrado a la persona perfecta.

 

Le propones matrimonio. ¡A nivel laboral! Porque buscas un “para toda la vida”. Ya has sufrido algún desencuentro y sabes que resultan dolorosos y caros. Para darle seriedad a tu propuesta, la acompañas de un anillo, en forma de Contrato Indefinido y la promesa de hacer crecer el amor con nuevas oportunidades, retos y crecimiento.


Te responde sí, a ese “para toda la vida” y te relajas. Os relajáis, porque pensáis que ya lo tenéis, ya habéis conseguido vuestro final perfecto, ese idílico fueron felices y comieron… sano y saludable (¡dejemos tranquilas a las perdices!).


Pero este no es el final, es el principio de algo llamado a convertirse en una bonita relación o en el rollo de una noche o unos meses. ¿Tú decides?


El Onboarding es la mejor herramienta a tu alcance para mantener la chispa y alimentar el romanticismo en esos primeros pasos compartidos. Es un recurso crucial para triunfar con las nuevas incorporaciones.


Desgranemos algunas de las citas o detalles que no pueden faltar en ese proceso de acercamiento y conocimiento mutuo, en ese proceso de Onboarding.



Por parte de la Empresa es recomendable:


  • Planificación previa. La empresa debe tener un plan bien estructurado para el Onboarding. Esto implica definir objetivos y responsabilidades, además de un programa y agenda.

  • Integración cultural. Es importante que la empresa transmita a la persona incorporada la cultura de la empresa, para que esta descubra cómo se alinea con sus valores personales.

  • Introducción a la misión y visión de la empresa. Resulta fundamental que la persona incorporada conozca y comprenda la misión y visión de la empresa.

  • Conocimiento del trabajo. La empresa debe proporcionar una descripción clara de las responsabilidades, objetivos y expectativas asociadas al puesto de trabajo. Sólo de ese modo, la persona tendrá claro lo que se espera de ella y el margen de maniobra del que dispone. Que la persona incorporada cuente con experiencia previa en el puesto no resta importancia a este punto. Cada empresa tiene sus matices y, por encima de todo, a sus personas. Un mismo puesto, en distintas empresas, no es idéntico. La propuesta de valor, la cultura, la misión, la visión y su capital humano le aporta esos aspectos diferenciadores que es necesario transmitir y conocer.

  • Capacitación y formación. La empresa debe proporcionar capacitación y formación para ayudar a la persona recién incorporada a desarrollar las habilidades necesarias para brillar en su puesto de trabajo. Al respecto, son válidas formaciones regladas y estructuradas, de mayor o menor duración, pero también acompañamientos o supervisión inicial en el desempeño de las funciones. Por ejemplo, si acabamos de incorporar a una persona en el Área Comercial para llevar una cartera de clientes concreta, lo ideal sería acompañar a esa persona en sus visitas iniciales o hacerla partícipe de visitas de otras personas con cargos similares dentro de la empresa. Es una forma de conocer de un modo directo y muy ágil, los productos y servicios, junto con el tono utilizado por las personas de la empresa en las conversaciones con clientes.

  • Asignación de un mentor o mentora. Asignar a la persona recién incorporada un mentor o mentora facilita y mejora considerablemente el conocimiento de la empresa, del trabajo y de todos esos aspectos más informales que ayudan a integrarse y sentirse “parte de”. En algunos casos esta figura se desdobla, ocupándose el mentor o mentora de los aspectos más formales, mientras el anfitrión o anfitriona, acompaña en temas más triviales, pero igual de importantes, o más, para generar sentimiento de pertenencia y de acierto en la elección de la pareja de baile. Hablamos de presentaciones más informales de las personas del equipo, comentarios sobre las dinámicas de trabajo y preferencias, hasta la invitación para sumarse al descanso e ir a tomar un café o comer.



No olvidamos que son dos las partes llamadas a entenderse. Por ello, nos detenemos ahora en esos otros aspectos que también puede cuidar la Persona Incorporada para que su elección demuestre ser la acertada:


  • Investigación previa. Sí, otra vez. Investigar abre puertas durante el proceso. Reafirma el interés por la empresa y proporciona pistas muy valiosas a la hora de estructurar o enfocar el discurso de presentación y venta. Si era importante en ese punto aún más en este. Parece muy buena idea llegar a ese primer día con un esbozo en la mente de la realidad que encontraremos. Tener una comprensión básica sobre la empresa, su cultura y su misión, ayuda mucho a sentir que caminas sobre suelo firme desde el inicio.

  • Conocimiento del puesto. A veces, los procesos de selección se dilatan en el tiempo. Incluso conviven con otros procesos de selección. Eso, unido al bombardeo de información que experimentamos a diario, borra, entremezcla y nubla los matices del puesto al que hemos dado un sí. Por ello, es interesante, revisar la descripción para confirmar y corroborar las responsabilidades y los objetivos asociados al puesto. ¡Recomendación! Guardar la descripción de la oferta. La empresa retirará la oferta de empleo una vez entienda que ha quedado cubierta. Otra opción, si ya es tarde para eso, es pedir la descripción a la persona de la empresa (final o intermediaria), que nos ha acompañado durante el proceso.

  • Comunicación abierta. Tan importante es no perder el hambre de aprender, cómo reconocer que no se conoce o sabe algo. Por eso, al incorporarse a una nueva empresa, es necesario mantener una comunicación abierta con todas las personas que conforman el equipo. Es la ruta más rápida y directa para obtener información y aclarar dudas.

  • Compromiso con la empresa. El compromiso es un excelente predictor de nuestro éxito en los proyectos que iniciamos. Nuestro compromiso determinará nuestra capacidad para finalizar con éxito esa interesante formación de varios meses o la frecuencia de nuestras visitas al gimnasio, una vez pagada la matrícula y la cuota correspondiente. Y esto mismo es trasladable a la incorporación a un nuevo puesto dentro de una empresa. La persona incorporada debe comprometerse con la empresa y poner todo de su parte para aprender y crecer en su puesto.

  • Actitud positiva. Es importante que la persona incorporada mantenga una actitud positiva y proactiva durante el proceso de Onboarding, mostrando interés por su trabajo y la empresa. En una entrevista, realizada desde SiLosTienes, una persona confesó haber escogido el rincón más alejado a su alcance para ir a aprender inglés. No escogió Sídney por su interesante ambiente cultural, ni por su clima cálido y agradable, ni por sus playas y naturaleza salvaje, ni tan siquiera por la Opera House o el Harbour Bridge de la bahía. Lo hizo porque sabía que la distancia y la complejidad de una huida inminente no le harían sucumbir o rendirse ante un primer reto o un segundo desafío. Y con esto no buscamos disparar la compra de vuelos a Sídney. Estamos llamando la atención sobre la importancia de anticipar y conocer las emociones por las que transitamos cuando nos adentramos en caminos desconocidos. Porque mantener una actitud positiva cuando todo va bien, no parece tan meritorio, como hacerlo después de una jornada laboral en la que nos hemos sentido perdidos o perdidas. Como dato curioso, puede llevar de 3 a 6 meses que una persona se adapte completamente a su nuevo puesto de trabajo. Ojo, porque son muchas las variables que intervienen (complejidad de la posición, experiencia previa, ritmo de adaptación, etc.) y no es una métrica infalible.

En resumen, el éxito del Onboarding depende tanto de la planificación y preparación de la empresa, como de la actitud y compromiso de la persona incorporada. La empresa debe proporcionar un programa de Onboarding estructurado y completo, mientras que la persona debe estar comprometida, mostrar una actitud positiva y estar dispuesta a aprender y crecer en su trabajo.


Si tu empresa no dispone de un proceso de Onboarding estructurado, en SiLosTienes te ayudamos a diseñarlo e implementarlo. Puedes contactarnos desde la web o escribirnos a info@silostienes.com.



0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commenti


bottom of page